Es de bien nacido ser agradecido

 

Un buen día llegamos aquí aconsejados por unos familiares. Ellos compartieron con nosotros su admiración por estos valles y al ver la realidad de inmediato comprobamos que sus palabras se quedaron cortas.


Era el valle, el paisaje, los prados, la naturaleza... Eran las cabañas, su arquitectura, la memoria que guarda cada una de ellas... Eran los pasiegos, su presencia histórica, sus costumbres y tradiciones... Todo ello junto se complementa y entusiasma.



El Capricho Pasiego se encuentra en un rincón único, y es para nosotros una segunda residencia donde disfrutamos de maravillosas estancias vacacionales; aunque por motivos profesionales no tantas como desearíamos. Así que desde nuestra llegada a la cabaña durante gran parte del año permanece deshabitada.



Esa circunstancia nos hizo plantearnos una meditada y profunda reflexión:


“Nosotros (los propietarios) no podemos disfrutarlo tanto como desearíamos y la casa está sin ocupar muchísimos días al año”.


Por otro lado sentíamos la necesidad de ser generosos, de compartir ese hallazgo que un día compartieron con nosotros; y dijimos...“Es una verdadera lástima que tan bello lugar no sea más conocido y lo pueda disfrutar más gente”.


Ambos pensamientos se fusionaron inmediatamente y concluyeron en la decisión de ceder y compartir este preciado tesoro que es nuestro Capricho Pasiego.



A diferencia de los alojamientos turísticos, nosotros no ofrecemos nuestra cabaña como negocio empresarial o profesional. Es nuestra residencia para uso y disfrute familiar y la compartimos o cedemos en determinadas temporadas cuando no la habitamos.


Nosotros ofrecemos intercambios ocasionales de residencia con quien también ofrezca esta posibilidad, o bien la cedemos, lógicamente, a cambio de una aportación como ayuda para sufragar los gastos de mantenimiento.



Este bello lugar lo anhelamos y conservamos con recelo, pero al mismo tiempo nuestro carácter abierto y generoso nos impulsa a compartirlo con quien desee pasar una estancia, disfrutándolo, cuidándolo y contribuyendo también en el respeto al medio ambiente. Compartiendo todos aprendemos y crecemos.


Comparte nuestro capricho.



Comparte El Capricho Pasiego.

El Capricho Pasiego | elcaprichopasiego@hotmail.com